Buscar
  • Happy Cat

¿Por qué mi perra tiene la vulva inflamada?: aquí la respuesta.


La vulvitis o inflamación de la vulva es un problema que también pueden tener las perras, y de hecho cualquier otra hembra de la especie que sea. Si en algún momento has visto que tu perra tiene la vulva hinchada seguramente te hayas preocupado, ya que aunque a veces es leve en otros casos puede verse muy fácilmente e incluso la puedes notar muy incómoda.

Si te preguntas por qué mi perra tiene la vulva inflamada, sigue leyendo este artículo de Happy Dog en el que te contamos todo lo que necesitas saber para conocer cuándo es un problemas y cuándo es normal y así puedas cuidar bien de ella.

También te puede interesar: Cómo saber si mi perro tiene asma

Índice

  1. Por qué mi perra tiene la vulva hinchada - causas principales

  2. Síntomas de la inflamación de vulva en perras o vulvitis

  3. Diagnóstico de la inflamación de vulva en perras

  4. Mi perra tiene la vulva inflamada, ¿cómo curarla?

  5. Mi perra tiene la vulva inflamada, ¿cómo curarla?

Por qué mi perra tiene la vulva hinchada - causas principales

Si te has dado cuenta de que a tu perra se la han hinchado sus partes puede que hayas pensado en ir cuanto antes al veterinario, y de hecho es lo correcto. Sin embargo, también conviene conocer las razones por las que puede suceder esto, ya que hay una situación en la que es totalmente normal este estado en la vulva de una perra: el celo. Por supuesto, existen muchas más razones por las que puede pasarle esto a tu peludo y, por ello, tienes que consultar al veterinario en cuanto puedas. Estas son las principales causas de la inflamación de vulva o vulvitis en perras:

El celo en las perras

Esta es la causa más común de todas y no es alarmante, ya que es un proceso natural. Hay hembras a las que se les inflama poco pero hay otras a las cuales se les dobla el tamaño y eso a quienes conviven con ella puede llamar la atención o asustar, pero si sabemos que a nuestra peluda ya le toca pasar el celo no hay que preocuparse. Pero, si no estamos seguros de si está en esta etapa o si la vemos más hinchada que otras veces es recomendable acudir al especialista.

Cuando las perras están en celo su vulva aumenta de tamaño, se inflama, porque el cuerpo se ha preparado para gestar y las hormonas causan este efecto, además este es un signo más de los cuales captan los perros. La hinchazón puede durar casi todo el tiempo que dura el celo de las perras.

Alergia o dermatitis de contacto

Otra razón común de la inflamación de las partes de una perra es que se haya producido una alergia o una dermatitis por contacto. Son bastante habituales las visitas al veterinario en las que la peluda presenta este problema y la causa ha sido simplemente cambiarle la camita, la mantita, el abrigo o jersey, etcétera. Cuando estos objetos son de un material inadecuado o al que el can es sensible, se producen las dermatitis por contacto y las reacciones alérgicas, siendo más fácil que se dé en las partes íntimas por el simple roce en la mucosa, que es una zona de piel muy sensible. Asimismo, en estos casos puede ser que se hinchen los párpados, los labios o el hocico e incluso que se enrojezcan las patas y las almohadillas.

Un traumatismo

Si tu perra suele corretear mucho jugando, se alborota cuando juega con otros perros o si sabes que se ha caído o ha tenido algún tipo de accidente, puede que la hinchazón de sus partes se deba a un golpe o traumatismo en la vulva. Si el incidente ha sido suficientemente fuerte como para producirle este síntoma, aunque a ti a simple vista no te pareciera grave el golpe en sí, es necesario que la lleves a revisión para aseguraros de que no tiene daños más serios.

Vaginitis e infección urinaria

La infección de orina en perras produce muchos síntomas, entre ellos la hinchazón de las partes externas debido a la propia infección, al esfuerzo que hace la hembra para orinar y al lamido constante. Asimismo, otro motivo es la vaginitis o inflamación de la vagina, que puede darse por infección, un traumatismo, un absceso, un quiste, un tumor, entre otras causas.

Síntomas de la inflamación de vulva en perras o vulvitis

¿Te preguntas "porque mi perra se lame mucho la vulva"? Es muy probable que si te has fijado en que tiene sus partes hinchadas hayas visto también que se lame continuamente, ya que este es un comportamiento normal cuando algo les molesta para intentar aliviarlo. Así, aunque este es uno de los signos, hay más que pueden indicarte este problema en tu peluda. Estos son los síntomas de la inflamación de la vulva en perras:

  • Hinchazón en la vulva y aumento de tamaño

  • Enrojecimiento

  • Lamerse mucho la vulva

  • Descarga vulvar o flujo, puede tener sangre y/o pus

  • Orina con más frecuencia e incluso quejidos al orinar

  • Los machos se acercan más a ella

Hay que tener cuidado con no confundir una hinchazón de la vulva con un prolapso vaginal, ya que esta última condición requiere de la atención veterinaria con urgencia.

Diagnóstico de la inflamación de vulva en perras

Si detectas alguno de los signos antes mencionados lo mejor es que acudas al veterinario para que revise a tu peluda y te diga qué tiene y qué hay que hacer, ya que sin un diagnóstico de la causa no se puede saber qué es mejor hacer ni qué tratamiento dar. Así, para diagnosticar la vulvitis en perras y dar con su causa el veterinario puede hacer, entre otras cosas, lo siguiente:

  • Preguntar sobre la época de celo, cuánto hace del último y cómo suele pasarlo.

  • Examen físico en el cual detectará la hinchazón, si hay descarga, si siente dolor, si hay fiebre, etcétera.

  • Pruebas como análisis de orina, análisis de sangre, citología o cultivo de la descarga vulvar, biopsia, ecografía, radiografía, etcétera.

Mi perra tiene la vulva inflamada, ¿cómo curarla?

Si ya sabes que el problema de tu peluda no se debe al celo, en cuyo caso la hinchazón pasará sola en varios días, entonces te preguntarás cómo curar la vulva inflamada de mi perra. Lo cierto es que se puede tratar con medicamentos antiinflamatorios recetados pero es necesario tratar la causa principal del problema, ya que si no se soluciona de origen la inflamación reaparecerá e incluso cada vez puede ser peor, comportando también otros síntomas. Por ello, el veterinario en función de su diagnóstico decidirá qué tratamiento es mejor en cada caso, pudiendo tratar a la perra afectada de los siguientes modos o con una combinación de ellos:

  • Antiinflamatorios

  • Antibióticos

  • Antisépticos

  • Higiene con jabón especial

  • Cirugía para retirar cuerpos extraños, tumpres, abscesos, quistes, etcétera

  • Esterilización

Este artículo es meramente informativo, en Happy Dog no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si te gusta esto comparte en redes sociales.


0 vistas
BANNER.jpg

Contacto Publicidad

Hola@pethappychile.com