Buscar
  • Happy Cat

Nueve consejos para cuidar a un perrito viejo.


Siempre la primera medida consiste en realizarle un chequeo completo con el veterinario.

Aunque la expectativa de un perro depende de varios factores, se estima que un coludo que ya cumplió los 7 años de edad está entrando en su adultez mayor, por lo que de ahí en adelante deberás adoptar los cuidados necesarios para su condición.

Que un perrito se ponga viejo se puede notar en aspectos físicos, como las canas que le salen en el hocico y las patas, pero también en sus movimientos, que se hacen más lentos y, en algunos casos, hasta dolorosos por la aparición de la artritis.

Si tu regalón está entrando en esta etapa de su vida debes tomar nota y seguir los consejos que te vamos a dar para cuidarlo de la mejor manera posible.

Mucho ojo con todo esto

1: Revisión

Cuando tu perro cumpla los 7 años llévalo al veterinario para que le haga un completo chequeo preventivo. Es la ocasión para que le preguntes qué nuevos cuidados debes tomar. Estas revisiones debes hacerlas una vez al año.

2: Paciencia

Debes comprender que tu regalón ya no se mueve tan rápido ni tan ágil como antes, por lo que tienes que recurrir a la paciencia. Recuerda que tampoco te escucha tan bien como antes.

3: Los dientes

Para evitar que pierdan sus dientes antes de tiempo, tienes que realizarle una limpieza en profundidad por lo menos una vez al año. Si tú no sabes cómo hacerlo, llévalo al veterinario.

4: Los ojos

La vista del perrito también se deteriora en la tercera edad, pero, por ejemplo, las cataratas se pueden tratar con éxito si se las detecta a tiempo, por lo que es vital que lo lleves oportunamente al veterinario.

5: Su descanso

Cuando joven tu perrito podía dormir en cualquier lugar, pero de adulto mayor descansará mejor si le entregas una cama con un buen soporte. Ponerle un colchón grueso le ayudará además a evitar que aparezcan úlceras y callosidades. En caso de necesidad, incluso es posible conseguir colchonetas ortopédicas.

6: Los paseos

Debes seguir sacándolo a pasear, pero ahora a su ritmo, sin apurarlo. Salir de la casa lo relaja y distrae, y eso es bueno para su salud.

7: El aseo

Salvo que esté resfriado o enfermo, tienes que seguir dándole sus baños periódicos y aplicándole el antipulgas. Mantener cortas sus uñas y limpios sus oídos también resulta fundamental.

8:El amor

En esta etapa de su vida tu perrito necesita de tí mucho más que antes. Manifiéstale tu amor y hazle cariños, porque el afecto que le entregas se ve reflejado en su salud.

9: Dudas

Ante cualquier duda por un cambio en su salud o en su estado de ánimo, llévalo de inmediato al veterinario, quien después de ti es quien más lo conoce.

Si te gusta esto comparte en tus redes sociales.


0 vistas
BANNER.jpg

Contacto Publicidad

Hola@pethappychile.com